Palabras despertando

   Las palabras, zarandeadas nuevamente por algo bello, empiezan a desvelarse de un largo letargo, abren sus ojos aún perezosos, deseosas de ordenar sus letras y sus sílabas para hallar un orden semántico y gramatical capaz de expresar la inefabilidad de aquello que perciben. Algo así como el crepúsculo en el pétalo de una cala, o la delicadeza en la transparencia del crotus. Las frases que de esta experiencia surgirán podrán formar parte de un libro de poemas no escrito tal vez, o si escrito, tal vez no leído. Nada de todo esto tendrá trascendencia, no obstante y a pesar de todo, cuando las palabras se agitan necesitan surgir, pues el origen del que surgen ha puesto en resonancia algo que no se puede quedar dentro, yo no las puedo frenar.

27-09-2014

Aquesta entrada ha esta publicada en General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *