Artículos

REVELACIÓN

Me doy cuenta de que durante esta primavera en el periodo de vacaciones de este lluvioso mes de mayo en el que la mayor parte del tiempo he permanecido en casa en estado de recogimiento, lo que ha sucedido en realidad es que he estado metida dentro de una crisálida energética y he experimentado una metamorfosis. Seguramente esta experiencia de transformación se produce bastantes veces a lo largo de la vida, pero esta vez alguna cosa muy definitiva ha sucedido y sigue sucediendo. Mi alegría es inmensa, serena, respetuosa i agradecida.
Curiosamente, desde este pasado mes, la lluvia llega conmigo a este rincón del mundo cada vez que vuelvo a él. La lluvia es una circunstancia climatológica que tiene propósito, es decir, cumple con una función o funciones de gran importancia. En los niveles sutiles, el sentido de la lluvia es: limpieza mental a través del agua. Es una invitación a aprovechar este estado o momento energético climático que se produce de forma natural para realizar de forma consciente esa limpieza. Todo ahora nos invita a la consciencia lúcida. Estamos en un momento en el que si nuestra experiencia (todas y cada una de ellas) es lúcida, ello nos conduce hacia arriba con fuerte impulso; sin embargo, si nuestra experiencia y experiencias no son lúcidas, entonces dichas experiencias distorsionadas y distorsionantes nos conducen hacia abajo, con un impulso que se incrementa en relación al incremento del grado de ofuscación mental.

En relación a la anterior afirmación, “ir hacia arriba” significa ascender en el sentido evolucionar hacia la experiencia de la iluminación entendida como el momento sagrado en el que por fin podemos realizar en nosotr@s el sacramento del matrimonio espiritual, mediante el cual nuestro aspecto femenino íntegro se fusiona con nuestro aspecto masculino íntegro y con ello surge el fruto de la síntesis que integra tod@s y cada uno de los aspectos de ser de forma consciente y ello nos brinda la plena lucidez de quién somos. En cuanto a lo que significa “ir hacia abajo”, sucede que la resistencia a la propia experiencia lúcida provoca una densificación acelerada de nuestros cuerpos y estados que nos empuja a caer en una espiral de aceleración descendente que no es otra cosa que el vórtice de energía destructiva que se crea mediante la suma de los efluvios emocionales de todas aquellas personas que con sus neurosis oponen resistencia a su propia evolución y que por la fuerza que ahora tiene, succiona hacia abajo violentamente. La función final de este vórtice es el de destruir de forma violenta todo aquello que está impidiendo que se produzca el ascenso vibracional evolutivo y natural en todas las cosas y seres de la creación correspondiente a este Periodo Cósmico actual. Todo tiene su sentido y propósito.


2 Responses to Artículos

  1. Luciana says:

    Que claro mensaje!
    Momento de no aferrarse, dejar fluir y confiar….
    Gracias Sundari!
    Un abrazo a tu corazón
    Luciana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>