Declaración

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

Yo como terapeuta, enseñaré ante todo a mis pacientes a anhelar su verdad, a desear su integridad, su salud y su prosperidad, a pensar en el bien que necesitan, a sentirse merecedor@s de ese bien y a descubrir capacidades que no conocían dentro de sí mism@s para lograrlo. Les instaré a utilizar su inteligencia y a comprender que la misma es la capacidad para hacer distinciones más precisas (Raimon Samsó). Les enseñaré a pensar, a sentir y a actuar en términos de prosperdidad. A reconocer todo su potencial creador y a responsabilizarse por ese poder.

En realidad yo sólo les podré transmitir mi entusiasmo (que no es poco) y con él les mostraré algún camino, les señalaré alguna puerta, les ofreceré alguna pauta y algunas herramientas, yo sólo les podré enseñar algunas técnicas sencillas para que aprendan por sí mism@s a distinguir lo verdadero de lo falso en su interior. Pues sé y afirmo que la sabiduría se adquiere a través de la experiencia directa de la propia verdad y que cada persona tiene que experimentar la realidad por sí misma para poder alcanzar su meta. Una terapeuta sólo puede orientar, sólo puede inspirar y guiar, puesto que nadie puede ser sanad@, liberad@ o redimid@ por otra persona. Sin embargo sé, y en eso también se basa mi trabajo, que la fe y la certeza generan un campo energético que propicia la armonía y predispone a la curación. Mi fe y mi certeza al respecto de la evolución favorable de mis pacientes y de su curación o resolución de sus problemas es completamente determinante, tanto como lo es la suya propia.

Yo como terapeuta puedo afirmar que confío en la capacidad de mis pacientes y su ilimitado potencial de redención, porque confío en el mío. Y puedo afirmar rotundamente que este ilimitado potencial es el Amor, Origen común de todos los seres humanos y cosas creadas. Quien conoce el Amor, reconoce la Divinidad dentro de sí mism@.

El objetivo para posibilitar la transformación, propiciar la armonización y la redención individual, es el profundo conocimiento del propio ser. Sólo el propio ser es absolutamente responsable de sus circunstancias y de su estado, porque es a partir del propio pensamiento y sistema de pensamiento-sentimiento que creamos la realidad. El pensamiento y nuestra capacidad de conocer es para el ser una poderosa herramienta de construcción. En este sentido el pensamiento es bueno, porque le permite al ser profundizar en el conocimiento del sí mismo. Es absolutamente imprescindible aprender a usarlo bien, observándolo con atención y educándolo para que sea positivo y construtivo, de forma que pueda generar reflejos y respuestas positivas, no sólo en el propio sistema individual, físico y emocional, sino también en los sistemas grupales, familiares y sociales.

Para modular el pensamiento de forma armoniosa se requiere el Corazón, pues el Corazón es el Templo de la Divinidad Interior y la sede del Amor. Sin una proyección espiritual y una consciencia de Amor, el pensamiento se queda encerrado en la verborrea de la mente racional o mente inferior. Para purificar y sublimar el pensamiento y reconvertirlo en la poderosa herramienta creativa y transformadora que realmente es, es necesario aprender a modularlo desde el Corazón. Este es mi verdadero objetivo terapéutico para conmigo y para con mis pacientes. Mi función es guiar al ser hacia ese objetivo.

Sé que por el bien común, tod@s deberíamos procurar por la propia prosperidad. Sé “que puedo obtener lo que quiera en esta vida si ayudo a suficientes personas a obtener lo que ellas quieran” (Zig Ziglar). Eso es exactamente lo que deseo hacer –y lo deseo con toda mi alma- poniendo a disposición de los demás todo lo que sé, todo lo que he aprendido y a mí me ha servido y me sirve en mi propio proceso.

ESA ES MI DETERMINACIÓN

La prosperidad, entendida en su sentido más amplio, está vinculada a dos cosas: al valor de aquello que generamos, pero sobre todo, al reconocimiento del propio valor y de la propia capacidad, tanto como al reconocimiento del valor de nuestro prójimo y de su propia capacidad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>