El Enfoque del Diamante

EL ENFOQUE DEL DIAMANTE

-LIBERACIÓN-

No sé nada sobre este título que no sea el profundo sentido que me suscita; encuentro que se hace referencia a este concepto en el prólogo de Gennen Roth, del libro que en breve mencionaré. De repente conecto con el sentido de mi propio enfoque terapéutico y siento -gozosa y humildemente- que “El Enfoque del Diamante” describe con precisión mi propio enfoque. Tras haber descubierto recientemente el Eneagrama leyendo “Carácter y Neurosis -Una Visión Integradora”, siguiendo la recomendación de un amigo he adquirido un libro de Sandra Maitri, titulado “La Dimensión Espiritual del Eneagrama”. Presiento que algo muy grande se oculta tras esta lectura. A penas si he leído nada del libro -el prólogo y la primera página de la introducción, además de detenerme a contemplar los tres diagramas que se presentan entre ambas cosas encabezando la obra de Maitri- sin embargo, en tan breve lapsus de lectura he sentido la necesidad de interrumpirla tres o cuatro veces para retirarme a un estado de introspección y profundo silencio. Tal es el impacto que me han producido los conceptos que se presentan en estas pocas líneas.

Soy una buscadora insaciable. Late dentro de mí el deseo de perfilar lúcida y afinadamente el método de mi proceso terapéutico para poderlo poner al servicio de l@s demás. Sé a grandes rasgos a dónde voy, y es esta certeza la que de algún modo misterioso guía mi proceso, la que me abre camino y me lleva a las Fuentes adecuadas. Presiento que en el sentido de mi propia búsqueda, este libro va a marcar un hito en mi proceso.

Por mi experiencia particular, yo puedo hablar de una escisión desgarradora dentro de mi propio ser que ha dado -a lo largo de casi toda mi vida hasta la fecha- dos yoes claramente diferenciados, un yo íntimo y retraído a su soledad, activo, incansable buscador, comprometido, apasionado y brillante, en contraste con un yo social y relacional disminuido, torpe, profundamente herido mutilado y perdedor. Si bien ese yo que yo llamo esencial ha constituido mi guía de forma autoconsciente, el yo social, relacional, es sólo recientemente que ha podido renacer libre, después de un largo proceso de incesante trabajo de toda una vida de duración.

Ha sido recientemente que he podido comprender mediante la experiencia de la liberación, cuán estrechos e incómodos eran los márgenes del concepto que yo tenía del mundo. Cómo ese concepto neurótico del mundo y en particular del mundo de las relaciones, condicionado y surgido de mi propia neurosis, me retenía en esa visión afectada, tan parcial y limitada de la realidad. Cómo ahora soy capaz de atar cabos y comprender que el yo grande que me guiaba estaba serenamente expectante y profundamente deseoso de expansión.

No siento tanto que haya llegado a ningún sitio, sino más bien que éste es un inicio. El renacimiento del yo libre, que por la gracia de haber permanecido comprometido consigo mismo, ha llegado a sí mismo. Es el principio de un nuevo paradigma personal. Que sucede a la par y en sintonía con el Nuevo Paradigma Energético de carácter Universal.

Es absolutamente cierto que para penetrar en una dimensión liberada de existencia hay que pasar por el conocimiento lúcido y profundo del yo, es decir, hay que llegar a la consciencia lúcida. A efectos prácticos esto alude a la rigurosa necesidad -en estos tiempos acuciante- de conocer la propia tendencia neurótica, es decir los mecanismos compensatorios mediante los cuales hemos aprendido de forma particular a “malsatisfacer” nuestras necesidades insatisfechas. No hay más. No hay liberación posible que no sea la de conocer la naturaleza de la prisión en la que nos hemos encarcelado a nosotr@s mism@s, ya no sólo en el transcurso de esta vida, sino -posiblemente- en el transcurso de muchas vidas.

Sin embargo, hay muchas formas de abordar esta búsqueda y es deseable encontrar un camino que no sólo ataje, sino que sea lo menos traumático posible o lo menos doloroso posible; tiene que ser un camino focalizado en el Corazón. Porque descubrir la propia neurosis suele ser de por sí doloroso, no creo que en ningún caso sea un proceso fácil, de ahí la resistencia del ego a la liberación espiritual.

Hay en mí una llamada antigua y profunda que me lleva a desear compartir y poner a disposición de l@s otr@s lo que yo he aprendido, he utilizado y me ha servido. Hay en mí un deseo profundo de facilitar el camino a quienes caminan tras de mis pasos, para honrar así la entrega que han hecho Quienes me preceden iluminando y ensanchando el camino para mí y para infinitos corazones como el mío. Siento que posiblemente sea éste El Enfoque del Diamante al que alude Gennen Roth en el prólogo refiriéndose al sistema terapéutico de Maitri. Es un enfoque que marca una diferencia sustancial, la diferencia que posibilita una apertura placentera y satisfactoria. El enfoque que finalmente nos llevará a un punto de inflexión -un punto sin retroceso- que se caracteriza por un estado sostenido de alegría.


This entry was posted in General. Bookmark the permalink.

One Response to El Enfoque del Diamante

  1. Lluìs Rodríguez says:

    Precioso….. Gracias.
    Un aliento para cualquiera que esté en búsqueda de la espiritualidad, y una reflexión valiente y admirable. Te deseo éxito en tu proceso y celebro haber aportado mi granito con este libro.
    Un fuerte abrazo.
    Lluìs.

Responder a Lluìs Rodríguez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>