IMG_3729

LA SUPREMACÍA DE LA VERDAD

   Vivimos en una sociedad enferma, disminuida, esclavizada, aunque en realidad sólo somos víctimas de nosotr@s mism@s. Hoy en día, la marca de la esclavitud es la mascarilla, y hasta tal punto somos esclav@s, que obligamos a nuestr@s hij@s a ponérsela, pasando por alto los graves riesgos físicos y psicológicos que ello conlleva. Tenía consciencia de la desidia humana, pero no me esperaba que la estupidez estuviese tan extendida y llegase al punto de que ya ni siquiera nos importe la integridad de nuestr@s hij@s. Los gobiernos son títeres y están comprados, los medios de intoxicación -que no de información- también están comprados, el sistema médico está comprado, el sistema legal también… sin embargo, la sociedad se forma con la participación de tod@s y cada un@ de nosotr@s. Es nuestra responsabilidad individual, alzar nuestra dignidad por encima de tanto despropósito y decir basta. Se puede decir basta desde la rabia y desde el enfado, y es bueno aprovechar estas energías poderosas cuando surgen para poner límites. También se puede decir basta desde una energía de calma, si ese es el caso. A cada quien le corresponderá ser coherente consigo mism@ y actuar desde su propio estado, pero lo importante aquí es decir basta. ¿A qué le tenemos miedo? El mayor peligro que corremos es el de perder completamente nuestra soberanía y nuestra libertad a causa de la obediencia ciega, peligro mucho mayor y mucho más real que el de la posible multa o el de el supuesto arresto. Cada vez se definen más claramente dos opciones contrapuestas, son los dos posibles caminos que podemos tomar: a uno le llamaré el camino del Amor, el camino del coraje con Corazón. A otro le llamaré el camino del miedo y de la obediencia ciega. El primero de ell@s el camino de regreso a la supremacía del Amor que somos, es un camino de reconocimiento que ensalza los valores de la Verdad, del respeto y de la libertad; es el camino que nos empodera, da voz a nuestros dones y talentos, potencia nuestras facultades y nos libera de todo yugo, el único camino que nos va a permitir dar el salto cuántico y de dimensión que estamos destinad@s a dar. El segundo es un camino trampa; quien lo elije, se ancla con sus propias cadenas a la densidad, a una densidad creciente y dolorosa que succiona a los seres humanos hacia un infierno en el que ya no existe libertad, en el que la verdad ha sido vulnerada y las almas se han convertido en alimento psíquico de las fuerzas depredadoras. Ambos caminos son opuestos y los dos son reales. El primero, el camino del Amor es el que nos libera y empodera, el segundo el camino del miedo es el que nos esclaviza.

   Yo ya elegí la supremacía de la Verdad que Soy ¿qué camino eliges tú?

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on print
Share on email

4 Responses

  1. Magnificent website. Plenty of helpful information here. I am sending it to several buddies ans additionally sharing in delicious. And certainly, thank you for your effort! Penni Billie Swithbert

Responder a kesintisiz Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

Si quieres contactar conmigo por alguna razón y dejar algún comentario, puedes hacerlo rellenado este formulario. Estaré encantada de leerte y responder. Muchas gracias de antemano.