WhatsApp Image 2022-07-19 at 9.28.47 PM (1)

LO QUE IMPORTA ES LA CONSCIENCIA

   Una de las pocas certezas que tengo es que este mundo está erigido con engaños y mentiras, y que no puedo estar segura de nada que no pueda percibir de forma directa por mí misma. Para mí, como seguramente ha sido para muchos otros seres, el precio de la consciencia ha sido el repudio y el sufrimiento. Un mundo basado en el engaño no tolera la clarividencia, ni mucho menos la verdad ni la autenticidad, y la castiga con severidad. La mentira proyecta su sombra sobre quienes dicen y hacen en coherencia y se fundamentan en su verdad interior, creando así la farsa de que la verdad es la mentira y viceversa. Los zarcillos del relato ficticio y embaucador, perversamente elaborado por la mente controladora, se enredan en las mentes humanas por doquier, hasta el punto que los seres pierden su consciencia y se convierten en voceros del relato perverso.

   Sí, lo sé, estoy describiendo un panorama desolador, desesperanzador. Y es que la esperanza no puede seguir depositándose en el mundo conocido, si lo que se desea, verdaderamente, es promover la verdad y expandir la propia consciencia en aras de la liberación.

   Vivimos y hemos vivido, durante ni se sabe los eones de tiempo, en un sistema cerrado del que, aparentemente, no se puede escapar. No obstante, algo en mi interior, que resuena desde siempre como una verdad profunda, me invita a seguir adelante, transitando a través del presente, por todos los paradigmas y todos los caminos que se presentan, con el anhelo imperturbable de querer ver lo que hay. Caminar y siempre ver, una consigna que se me dio, de forma clara y perfectamente audible, en un día concreto de mi tierna adolescencia, una consigna que ha marcado mi vida, hacia atrás y hacia delante, pues parece que yo no sirvo para esconder la cabeza debajo del ala, definitivamente no sirvo para eso. En términos comparativos, nací despierta y esa capacidad para ver, en general, más allá de las apariencias estaba tan normalizada en mí que me costó darme cuenta de que la consciencia de los seres a mi alrededor era mucho menor de lo que yo pensaba. Pero, justamente, uno de los sentidos del caminar es seguir descubriendo la verdad detrás de las apariencias.

   La única salida posible que percibo detrás de este sistema cerrado que nos mantiene presas de la mentira, es la consciencia, la consciencia, sinónimo de amor, cuyo ejercicio, desde el punto de vista humano, consiste en adaptar la mente a la Verdad (con mayúsculas). Adaptar la mente a la Verdad implica un ejercicio firme y perseverante de atención sostenida, enfocada tanto hacia adentro como hacia afuera; implica, así mismo, un firme compromiso, que sólo puede nacer de un intenso anhelo de responder a una llamada profunda. Se precisa mucho coraje, lo puedo atestiguar. Lo más difícil de todo, por lo menos lo más difícil para mí, ha sido la conquista de la autoestima y la confianza plena en mí misma, pues cuando un ser humano no encuentra en el exterior reflejos de su verdad, se pierde en la confusión y su valía se diluye en un vacío sin sentido aparente. Sin embargo, el trayecto no es en vano, y a pesar de los largos días de desolación, la verdad se va revelando y la consciencia se hace extensiva, se expande y crea nuevos mundos y nuevas oportunidades, acordes al amor resonante dentro del Corazón.      

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on print
Share on email

One Response

Responder a Mònica Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

Si quieres contactar conmigo por alguna razón y dejar algún comentario, puedes hacerlo rellenado este formulario. Estaré encantada de leerte y responder. Muchas gracias de antemano.